“LA PSU ES UNA PRUEBA DE CARÁCTER CLASISTA, CENTRALISTA Y MACHISTA”

El Colegio de Profesores expresó sus reparos a la Prueba de Selección Universitaria y exigió la generación de un debate serio entre autoridades y diversos actores educacionales para modificar el sistema de ingreso a la Educación Superior. Objecciones del Magisterio apuntan a que la actual herramienta de selección agudiza los sesgos del sistema educativo chileno.

“Es responsabilidad de las universidades que tienen una educación pública permitir el acceso de todos los sectores del país a sus aulas y formarse como profesionales. Es deseable que la educación tenga una función correctora de la desigualdad social que tenemos como país, y lo que hace la PSU es profundizar esa desigualdad en vez de corregirla”, afirmó Mario Aguilar, Presidente del gremio docente.

“Es perfectamente lícito y deseable que tengamos un sistema de selección universitaria que tienda a hacer ciertas correciones a esa desigualdad: la prueba debe dar cuenta de esa desigualdad y tender a considerar factores correctores de aquello. Y lo que corrige esa desigualdad es que la prueba tienda a medir habilidades y aptitudes más que conocimientos. La PSU mide fundamentalmente conocimientos y, por lo tanto, cobertura curricular”, concluyó Aguilar.

La propuesta del Magisterio considera la generación de un amplio debate social que rescate elementos de la antigua Prueba de Aptitud Académica, de la actual Prueba de Selección Universitaria y de la experiencia de la Universidad de Santiago con su sistema de Propedeútico y PACE para constituir un nuevo sistema de ingreso a la educación superior que atenúe los sesgos discriminatorios del sistema escolar chileno.