“JORNADA ESCOLAR COMPLETA NO ESTÁ HECHA CON UN FIN PEDAGÓGICO”

En 1996, bajo uno de los gobiernos de la Concertación se comenzó a hablar de la Jornada Escolar Completa (JEC), concretando la versión chilena del modelo español al año siguiente cuando nace la ley 19.532. bajo la pretensión de “mejorar la calidad de la enseñanza” a través de la ampliación de horarios. Diversas voces, entre ellas de dirigentes del Colegio de Profesoras y Profesores de Chile aseguran  desde la experiencia concreta y otras desde la investigación que esta medida se trató más bien de una estrategia orientada a la gran mayoría de trabajadoras y trabajadores, facilitando el cuidado de sus hijos e hijas al interior de los establecimientos educativos.

El desarrollo de actividades complementarias, la diversidad de talleres deportivos y artísticos, el reforzamiento de contenidos fue letra muerta y solo tuvo impacto en extender el horario para quienes conforman las comunidades educativas. El resultado final es que Chile tiene  un 35% más de horas que el promedio de los países que conforman la OCDE, sin lograr ningún cambio significativo en la ampliación o refuerzo de contenidos. No existió ninguna relación entre Tiempo y Calidad. De  esto dan cuenta las reflexiones realizadas por dirigentes regionales del Magisterio, que desde el retorno a clases pos pandemia insisten en terminar con la JEC.

El presidente del regional Coquimbo del magisterio, Mario Sánchez manifestó que “La Jornada Escolar Completa no está hecha con un fin pedagógico, sino que más bien para mantener ocupado a las y los hijos de los trabajadores del país. En el último tiempo, diversas razones han demostrado que la JEC es un fracaso porque la formación que se entrega no tiene que ver con la famosa calidad educativa que se busca. Ninguna autoridad puede asegurar hoy que las tres mil cuatrocientas horas que se deben tener a estudiantes en el año se va a reflejar en mejorar lo pedagógico, lo único que ha logrado es el desgaste en la vida tanto de estudiantes como de las y los trabajadores de la educación.”

Para la dirigenta del regional de Los Ríos, Celia Hernández Rosas la JEC sólo ha servido para trabajar contenidos del SIMCE, explicando que “Hay un cansancio tanto para las y los estudiantes como para el profesor. Pensamos que esas horas deberían ser entregadas al profesorado para poder realizar nuestro trabajo administrativo que tanta falta nos hace, ya que muchas y muchos debemos llevar el trabajo a la casa perdiendo tiempo valioso dentro del establecimiento para avanzar en nuestros quehaceres llenando un cúmulo de formularios e informes, terminando el trabajo administrativo y pedagógico en nuestros hogares”.

 

Loading

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.