AGOBIO LABORAL: MINEDUC PONE ENTRE LA ESPADA Y LA PARED A LAS EDUCADORAS DIFERENCIALES

No recibir recursos financieros por parte del Estado para atender el desarrollo pedagógico de sus estudiantes es lo que arriesgan las educadoras diferenciales al oponerse a realizar, mientras dure la crisis sanitaria, el diagnóstico del Programa de Integración Escolar (PIE). La evaluación que debe ser presencial, supondría según Jenny Cano, profesora diferencial con más de 20 años de experiencia y presidenta del comunal San Bernardo del Magisterio, poner en riesgo la vida de sus comunidades educativas: “Hago un llamado al Ministro de Educación, Raúl Figueroa, para que termine con las presiones hacia mis colegas, que en tiempos de pandemia han demostrado un total compromiso con sus labores e incluso han hecho alianzas con los apoderados de manera tal de no abandonar a los estudiantes que se encuentran en una situación socio-emocional muy deteriorada”, plantea la docente.

¿Qué es el PIE y cuál es la importancia de su sistema de diagnóstico?

El PIE es una estrategia inclusiva del sistema escolar, que tiene el propósito de contribuir al mejoramiento continuo de la calidad de la educación que se imparte en el establecimiento educacional, favoreciendo la presencia en la sala de clases, la participación y el logro de los objetivos de aprendizaje de todos y cada uno de los estudiantes, especialmente de aquellos que presentan Necesidades Educativas Especiales (NEE). Cada año, generalmente en marzo, las educadoras diferenciales deben hacer de manera presencial a sus estudiantes una serie de test estandarizados y extremadamente regulados, diagnóstico que es obligatorio y vinculante para el ingreso de los estudiantes a las plataformas del PIE pero también, para poner a disposición recursos humanos y materiales adicionales para proporcionar apoyos y equiparar oportunidades de aprendizaje y participación para los alumnos.

Para la profesora Cano: “Es difícil comprender la lógica con la que está operando el Mineduc, porque mientras nos habla del autocuidado, de cuidar la salud emocional de nuestros niños, por otro lado, nos agobian, nos presionan, nos ponen entre la espada y la pared, nos incita a realizar evaluaciones como un requisito para recibir financiamiento pero ¿quién se hace cargo de los contagios de Covid cuándo se estén realizando las evaluaciones? entonces el Mineduc no se hace responsable, no hace su trabajo, no elabora otro tipo de procedimiento y por el contrario, deja toda la responsabilidad en manos de los propios docentes que es un hecho de extrema gravedad”.

Así también lo considera el Colegio de Profesoras y Profesores de Chile, que precisamente está ejecutando un Plan de Acción Contra el Agobio, el cual tiene como finalidad visibilizar estos casos y acompañar la lucha que están dando los docentes del país para regularizar este tipo de situaciones.