PROFESORES, APODERADOS Y COMUNIDADES EDUCATIVAS SE ORGANIZAN PARA RESISTIR LA OBSESIÓN DEL GOBIERNO POR REABRIR COLEGIOS

Múltiples organizaciones ligadas a la Educación iniciaron un proceso de coordinación nacional para enfrentar de manera mancomunada y unitaria la presión del Gobierno por reabrir escuelas. “Somos organizaciones del mundo de la educación inicial y escolar, del mundo docente, de los asistentes de la educación, de los padres, apoderados y madres, de los estudiantes, de los trabajadores de distintos organismos públicos que tienen que ver con educación y hemos decidido unirnos para hacer frente a esta obsesión del Gobierno por forzar un retorno a las clases presenciales”, plantea Mario Aguilar, Presidente del Magisterio.

Luego de un Encuentro Virtual con la presencia de más de cien dirigentes de las diversas agrupaciones, afirman que no están las condiciones para volver a clases presenciales; exigen que el MINEDUC apoye el trabajo a distancia y entregue conectividad a las familias que no tienen acceso a internet y plantean que haya un sistema de admisión especial a la Educación Superior este año, para que los estudiantes más afectados por la pandemia no sufran un menoscabo en sus posibilidades de continuar estudios.

En el trabajo conjunto próximo buscarán conformar una Mesa de Trabajo entre autoridades, comunidades educativas y expertos en salud; conformarán coordinaciones regionales y comunales de las distintas organizaciones; programarán movilizaciones y manifestaciones por la salud y la vida de las comunidades educativas; se vincularán con sostenedores; harán ciclos de charlas para informar a la ciudadanía sobre los riesgos de la vuelta a clases presenciales; elaborarán un Plan de Trabajo para terminar el año escolar de la mejor manera posible y evaluarán acciones legales si es que se quiere forzar la reapertura de escuelas en contra de las comunidades escolares.

“No vamos a arriesgar a nuestra gente, a nuestros niños, niñas, adolescentes, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestros colegas. No los vamos a arriesgar por una pretensión de favorecer los intereses económicos por sobre la salud y la vida. Eso es lo que reiteramos, eso es lo que hemos acordado y nos vamos a movilizar y a actuar conjuntamente para enfrentar esta amenaza que significa la obsesión del Gobierno por forzar un retorno a clases presenciales”, concluyó Aguilar.