UNIVERSIDAD ARTURO PRAT DESCONOCE NEGOCIACIÓN COLECTIVA DE COLEGIO DE SU DEPENDENCIA

Los trabajadores del Colegio UNAP de Iquique denuncian nula respuesta ante negociación colectiva y acusan a la universidad de desentenderse del proceso. Sospechan posible cierre del establecimiento en dos años más.

La huelga comenzó hace 12 días, cuando el Sindicato de trabajadores de la Sociedad Educacional Arturo Prat S.A. recibió una negativa respuesta al petitorio de sus mejoras laborales correspondiente al nuevo convenio colectivo.

Según el Presidente del sindicato, Franco Campos, desde la fundación del colegio en el año 2006 ha existido una interdependencia con la Universidad Arturo Prat, pública y dependiente del Estado. El dirigente acusa que, a pesar de haber hecho la última negociación justamente con el directorio de la institución de educación superior en presencia de su Rector Gustavo Soto, en esta oportunidad la casa de estudios niega aquel vínculo y se desentiende de la actual negociación. “Son las mismas personas las que coordinan estas entidades educacionales. A pesar de que legalmente tienen personalidades jurídicas distintas, siempre han estado ligadas, razón por la que nosotros siempre recurrimos a la universidad, porque en las negociaciones anteriores finalmente fueron ellos los que nos han dado las soluciones”, aseguró Campos.

Elementos como el nombre que lleva la escuela y la utilización de los colores institucionales de la universidad, la existencia de convenios académicos bilaterales, la designación de la dirección del colegio a cargo del directorio de la universidad, entre otros, comprueban este estrecho vínculo institucional.

Campos denuncia que en el contexto de la huelga legal, luego de hacer una manifestación pacífica afuera de la UNAP, desde la universidad y por medio de un comunicado el 21 de diciembre de 2017 se desligaron de este conflicto.

Pese a lo anterior, las reuniones realizadas con el Seremi del Trabajo contaron con la presencia del abogado del directorio de la UNAP, Ariel Smith. “El abogado dijo a la Seremi que el colegio cierra el año 2019, información que nos sorprendió a todos. Hay distintas voces que dicen que el colegio lo utilizarían para alguna extensión de la universidad, lo cual no es información oficial. Por lo tanto, exigimos transparentar la situación real del colegio y su futuro, porque esto es un problema que afecta a toda la comunidad educativa y nos deja en plena inestabilidad laboral”, apuntó Campos.

En el marco de la nueva ley del Trabajo, el sindicato tiene derecho a deponer la huelga por término de días hábiles, hasta la vuelta a clases en marzo. Asunto que, si no encuentra solución hasta entonces, involucrará a toda la comunidad educativa en los inicio del año escolar 2018.

“Espero que esto sirva para que los profesores nos podamos unir con otros sindicatos de establecimientos particulares subvencionado para poder apoyarse, porque las malas prácticas se están repitiendo en casi todos los colegios. Y de esa manera ejercer más presión, para no tener que llegar a estas instancias”, remarcó el representante del sindicato.