GRACIAS A MOVILIZACIÓN DE DOCENTES, GESTIÓN DE DIRIGENTES LOCALES E INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE NACIONAL SE RESUELVE PROBLEMA CON SERVICIO LOCAL PUERTO CORDILLERA

Hace una semana, cuando la mayoría de los establecimientos del país comenzaban el periodo de vacaciones de invierno, un centenar de profesoras y profesores del Servicio Local de Educación, SLEP, Puerto Cordillera seguían dictando clases telemáticas. Situación arbitraria, que hoy llegó a su fin gracias a las gestiones del presidente del Colegio de Profesoras y Profesores de Chile, Carlos Díaz Marchant, con la subsecretaria de Educación y con la Dirección de Educación Pública Nacional.

El conflicto entre los docentes y el SLEP Puerto Cordillera, se inició cuando la directora de éste, Ana Victoria Ahumada, decidiera cancelar las vacaciones de invierno correspondientes del 12 al 23 de julio aduciendo que las y los profesores habrían elegido el régimen trimestral, sin embargo para el presidente del Magisterio, ese argumento carece de veracidad: “Esto no es efectivo, porque a los profesores no se les preguntó sino que se les impuso el régimen trimestral y eso fue justamente lo que le señalé al subsecretario de Educación, Jorge Poblete y a la Directora Nacional de Educación Pública, Alejandra Grebe, quienes finalmente intermediaron con el SLEP Puerto Cordillera, dado como resultado que los colegios que quieran vacaciones van a tener vacaciones la próxima semana”.

La noticia, informada por Carlos Díaz Marchant a los profesores de la zona en una Asamblea, fue celebrada por Tomás Alvarado, presidente de los profesores de Coquimbo, el mismo que el pasado 17 de julio sacó a la luz pública las irregularidades en las que incurría Ana Victoria Ahumada dando las siguientes declaraciones: “Se ha desatado una sistemática persecución contra nuestros colegas en Coquimbo, de pronto se quitan derechos que se habían logrado en las gestiones municipales (…). Desconocer el derecho a las vacaciones, cuando todo el país reconoce el sobreesfuerzo que los profesores han hecho en la emergencia sanitaria, con jornadas dobles de trabajo, a mi parecer, es un abuso”.

Bajo este contexto, y siguiendo la línea de visualizar en terreno los problemas que le aquejan a los docentes en la zona, Carlos Díaz Marchant, junto a la directiva regional del Magisterio se aprontan a entregar una carta en la Seremia de Educación de Coquimbo exigiendo el no retorno a clases presenciales para así salvaguardar la vida y la salud de las comunidades educativas de la zona.