Más de mil personas asistieron al acto de inauguración del monumento que recuerda a los tres profesionales comunistas degollados en 1985.

 

Santiago, 30 de marzo 2016.- El Nunca Más fue el grito de más de mil personas que asistieron a la inauguración del Monumento a José Manuel Parada, Manuel Guerrero y Santiago Nattino, que este martes 29 de marzo se alzó en la esquina de Los Leones con El Vergel, intersección donde se ubicaba el Colegio Latinoamericano de Integración en 1985.

En este lugar, hace 31 años, fueron secuestrados Parada y Guerrero, quienes aparecieron degollados al día siguiente junto al cuerpo de Nattino en las cercanías del Aeropuerto Pudahuel, en uno de los hechos más dramáticos de la dictadura cívico militar.

Pese a la resistencia de la derecha, la Municipalidad de Providencia, la agrupación Ciudad Elefante, familiares y amigos de las víctimas, sacaron adelante el proyecto que será un lugar de memoria y un canto por la vida.

“El mejor homenaje que podemos hacer a los luchadores sociales, es ser protagonistas de este tiempo, porque para profundizar y radicalizar esta democracia, tenemos que unirnos, organizarnos y participar” señaló Javiera Parada, hija del sociólogo de la Vicaría de la Solidaridad, en el acto que congregó a artistas, dirigentes sociales, parlamentarios y autoridades comunales, oportunidad en la que también se rindió homenaje a los hermanos Rafael y Eduardo Vergara Toledo y Paulina Aguirre, asesinados el 30 de marzo de 1985.

En su testimonio, Javiera Parada destacó el compromiso social y político de los que cayeron en su lucha por recuperar la democracia. “Esa democracia, todos sabemos, está en deuda no solo con los que dieron su vida, sino que con ella misma. Porque quienes dieron su vida y lucharon, no dieron sus vidas y lucharon para que hoy día Wallmapu esté militarizado y siga la represión contra el pueblo mapuche. Quienes dieron su vida por recuperar la democracia, no la dieron para que los grandes grupos económicos redacten las leyes que hoy rigen el país. Quienes dieron la vida por la democracia y sobrevivieron a esa lucha, dieron la vida por una democracia que no fuera regida por una constitución que fue redactada a sangre y fuego bajo la dictadura fascista de Pinochet”, indicó.

Por su parte, Manuel Guerrero, hijo de Manuel Guerrero Ceballos, recordó el último día que vio a su padre, quien fue secuestrado junto a Parada por agentes de la Dicomcar. Por ello, destacó que este monumento “es un hito, porque significa que esta memoria ya queda marcada y también queda enmarcado el derecho de la sociedad a enterarse de lo que ocurrió. Tiene un aspecto de reparación y, sobre todo, para nosotros es un alivio saber que las nuevas generaciones van a tener un lugar que van a reconocer y donde se van a poder sentar, conversar, debatir, dialogar sobre estos hechos”.

En tanto, en su intervención, la alcaldesa de Providencia, Josefa Errázuriz, señaló que “hemos levantado un sitio de un canto a la vida… lo que estamos haciendo es decir ‘nunca más'”. Agregó que “realmente es una marca en la ciudad y que no lo podíamos correr de lugar, porque los sitios de memoria son en los lugares que pasaron y, muy por el contrario, los escuchamos atentamente, les dimos las razones y hoy nos preocuparemos que esto siempre sea un lugar de recuerdo”.

En el lugar, se levantaron tres bancas, cada una acompañada de un árbol, con los nombres de Guerrero, Parada y Nattino.

Al acto artístico cultural, asistieron los dirigentes del Magisterio, Jaime Gajardo, presidente nacional y Jorge Abedrapo, del Regional Metropolitano. Gajardo destacó la recuperación de este espacio para la memoria histórica e hizo un llamado a participar en la “Caravana por la Memoria y la Justicia”, que se realizará el sábado 09 de abril hacia el memorial de las “Tres Sillas”. A las 10:00 horas se inicia el recorrido desde la Plaza Italia hasta el kilómetro 18 de Américo Vespucio.