Niño de ocho años perdió un invaluable artefacto de un implante coclear que le permite escuchar sólo a él.

Santiago, 10 de diciembre de 2015.- Miles de personas se movilizaron para intentar recuperar el audífono del  implante coclear de Javier Quevedo Narváez, un niño  sordo de ocho años que desde el  23 de noviembre ya no puede escuchar. Esto, porque el menor perdió la antena que conecta un procesador con un pequeño computador que está en su cerebro.

Pese a los esfuerzos realizados por todos quienes ayudaron a recuperar el invaluable artefacto, quien lo encontró, no entendió que esa pequeña antena le sirve sólo a Javier, quien no puede comunicarse con sus seres queridos.

Francisco Quevedo, papá de Javier, señaló que su hijo “es un milagro de la vida. Él nació sin defensas y debido a la administración de la vacuna contra la tuberculosis, se le desencadenó una infección tuberculosa, situación que durante años, lo mantuvo encerrado en una habitación, con un riesgo muy alto de morir y con muy bajas defensas.”

Javi vivió de hospital en hospital durante los tres primeros años y medio de su vida, situación que afectó seriamente el presupuesto económico de toda su familia, por lo que realizar una compra o acceder a un crédito para adquirir la antena no está a su alcance.

“Para aumentar las defensas de Javier y no permitir que muriera tuvimos que autorizar que le administraran antibióticos para adultos, con el riesgo que quedara ciego, dañara sus huesos y quedara sordo. Gracias a Dios solamente quedó sordo, con todo lo que implica esto. Hoy ya no se puede comunicar porque la antena de su implante coclear nunca apareció,” señaló emocionado su padre.

En el mundo son muy pocos los casos de niños que sobrevivieron a esta inusual enfermedad de nacer sin defensas, de hecho en Chile es el único caso de la medicina actual. 

Ayudar a Javi a volver a escuchar es muy fácil, solo debes hacer un depósito o transferencia bancaria a la cuenta corriente del Banco de Chile, número 36-63-366470, Rut: 13.063.300-5 a nombre de Francisco Quevedo Díaz, cuyo e-mail es [email protected]

El costo de la antena y del procesador que se comunica con un pequeño computador implantado en su cerebro es de 7 millones 700 mil pesos y con la ayuda de todos nosotros y nuestro gran corazón vamos a lograr que Javier Vuelva a Escuchar.

Javi es sobrino de Claudia Quevedo, funcionaria del Colegio de Profesores, su historia conmovió a todos nosotros que hemos hecho todo lo posible para que tú seas su viejito pascuero y pueda volver a a escuchar

Ver video de Javier pidiendo su ayuda Haciendo Clic Aquí

Para más información visite su Sitio Web Aquí 

 

Departamento de Comunicaciones

COLEGIO DE PROFESORES DE CHILE A.G.