POR TRANSPARENCIA EN LAS PRUEBAS DE LA CARRERA DOCENTE: PROTESTA NACIONAL ESTE 23 DE ABRIL

El Colegio de Profesores ha tenido una postura crítica de la Carrera Docente, aprobada en 2015, que se ha agravado con las últimas denuncias de maestros en todo el país: la opacidad en las pruebas de certificación de la Carrera genera dudas en el profesorado sobre el desarrollo del proceso. Por eso, el Magisterio se movilizará por la transparencia en estas pruebas el 23 de abril en todo el país.

Este año el Magisterio ha debido enfrentar una implementación de la Carrera Docente que genera dudas y resquemores entre los maestros. Las quejas de los profesores apuntan a: mal procesamiento de las pruebas de certificación a las que se someten; total desconocimiento sobre las rúbricas que se utilizan para corregir los instrumentos de evaluación, y poca transparencia en general del proceso.

Esta opacidad en las pruebas afecta directamente a los profesores y a sus condiciones de trabajo, pues los resultados que obtienen en estas evaluaciones determinan el tramo en el que son encasillados en la Carrera Docente y, con ello, la remuneración mensual que perciben por su labor en las aulas. Desde el profesorado existen dudas sobre si el MINEDUC aumenta artificialmente la dificultad de los instrumentos de evaluación para impedir que los profesores progresen en la Carrera Docente y, de esa manera, impedir que mejoren sus ingresos.

Además, desde el comienzo el Magisterio ha declarado que “Esta no es nuestra carrera”, consigna con la cual el gremio se ha enfrentado al Sistema de Reconocimiento del Desarrollo Profesional Docente, más conocido como Carrera Docente, al cual se le critica su perspectiva estandarizadora, individualista y competitiva y el no reconocer el perfeccionamiento que realizan los maestros a través de cursos y estudios de posgrado.

Por estas razones, el 23 de abril el profesorado de todo Chile se movilizará en la Protesta Nacional Docente para exigir total transparencia en las pruebas de la Carrera Docente, de tal manera que, aún con los reparos de fondo que se tiene al actual sistema, la evaluación a la que se somete a los maestros sea justa y respetuosa del trabajo que desarrollan las y los profesores en todo el país.