A 34 AÑOS DE SUS ASESINATOS: EL COLEGIO DE PROFESORES RINDE HOMENAJE A GUERRERO, NATTINO Y PARADA

Las jornadas del 28, 29 y 30 de marzo de 1985, un comando de agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros ejecutó una operación de secuestro, tortura y muerte contra el Profesor Manuel Guerrero, el publicista Santiago Nattino y el Sociólogo José Manuel Parada. En memoria de estos fatídicos acontecimientos, el Magisterio expresa su homenaje de vida y de lucha de estos tres profesionales víctimas de la represión militar.

La noche del 28 de marzo de 1985, el publicista Santiago Nattino fue secuestrado en las cercanías de su domicilio en Apoquindo. La mañana siguiente, el operativo se repitió con el profesor Manuel Guerrero y el sociólogo José Manuel Parada en la puerta del Colegio Latinoamericano de Integración en Providencia. Los tres profesionales militaban en el Partido Comunista.

Guerrero, Nattino y Parada fueron trasladados  a un cuartel secreto de Calle 18, en el centro de Santiago, el mismo que el Comando Conjunto utilizó a mediados de los ‘70 y que fue conocido como “La Firma”. En ese lugar fueron esposados y torturados durante todo el día.

La madrugada del sábado 30, seis agentes abordo de dos móviles trasladaron a sus víctimas a una zona de Quilicura cercana al aeropuerto de la capital. En el lugar, asesinaron a los tres profesionales por medio del degollamiento. Horas más tarde los cuerpos fueron hallados por una pareja de hermanos campesinos. La tarde del sábado 30, los familiares reconocieron los restos en el Instituto Médico Legal.

El Profesor y dirigente gremial Manuel Guerrero

Manuel Guerrero Ceballos, nació el 25 de junio de 1945. Fruto de las corrientes históricas de cambio, desde muy joven Manuel destacó como dirigente político y de los trabajadores. Con sólo 16 años se convirtió en el Presidente del Centro de Alumnos de la Escuela Normal Superior Abelardo Núñez donde se formó como maestro. Más tarde se transformó en Presidente Nacional de los Estudiantes de Escuelas Normalistas.

En 1967 egresó de la Escuela Normal para ejercer su docencia en escuelas de San Miguel y Conchalí. Durante la Unidad Popular, Manuel Guerrero fue nombrado como el encargado de la Organización Nacional de los Trabajos Voluntarios. Tras el Golpe de Estado de 1973 asumió la clandestinidad en las labores internas de su partido, en ese contexto, en 1976 fue detenido y herido de bala en el pecho a manos de agentes del Comando Conjunto. Luego de su detención pasó por algunos cuarteles secretos y más tarde fue llevado al centro de detención Cuatro Álamos y luego a Tres Álamos. En noviembre de ese año partió al exilio en Suecia desde donde retornó al país en 1982 para sumarse a la Asociación Gremial de Educadores de Chile (AGECH), creada en 1981 por los profesores opositores a Pinochet. En la organización gremial Guerrero resultó electo Presidente del Consejo Metropolitano.

Padre de Manuel, América y Manuela Libertad, este docente es un ejemplo para las nuevas generaciones deben conocer la historia de un maestro comprometido con su gremio y con la sociedad de su tiempo. La sede nacional del Magisterio tiene por nombre Manuel Guerrero Ceballos en homenaje a este ejemplar profesor.