“NUESTRA EVALUACIÓN DE LA GESTIÓN DEL GOBIERNO EN EDUCACIÓN ES MALA”

A horas de que termine el Gobierno de la Presidenta Bachelet, el Presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, hace un juicio crítico del trabajo en educación del Gobierno, cuya cartera ministerial estuvo a cargo de Nicolás Eyzaguirre y Adriana Delpiano: “Es una evaluación negativa. La educación chilena no tuvo los cambios paradigmáticos que se plantearon en el programa de gobierno. En Chile no ha habido ni cercanamente un cambio de paradigma”.

“La educación chilena sigue bajo la lógica del mercado, lo que en círculos académicos se llama la endoprivatización, donde la escuela pública se rige y debe funcionar con criterios de ente privado y debe competir por captar recursos, se financia por voucher, subsidio a la demanda, entra en la competencia de ránking, se le somete a consideraciones de tipo economicista para evaluar su accionar y no de tipo social”, agregó Aguilar.

“La educación sigue siendo un bien de consumo en Chile, que se adquiere según la capacidad adquisitiva que tenga la familia. Entonces, no hay tal cambio de paradigma. Se moderaron ciertos aspectos más brutales del modelo de mercado pero no se modificó el modelo de mercado”, continuó el presidente de los profesores.

“Lo vimos el lunes, que los profesores de Barrancas no trabajaron porque no se cumplió la ley del traspaso, que obligaba a tener las deudas pagadas y respetar derechos laborales. Ya en el inicio la Ley NEP evidencia que no es un cambio de fondo: cambia quien administra el modelo pero no el modelo en sí. Una Carrera Docente que está llena de problemas hoy día, más allá de que haya tenido un cierto incremento salarial, presenta una serie de inconsistencias y no va a ser el gran fortalecimiento de la profesión docente como se proclama. Una gratuidad que es falsa, porque se trata de becas encubiertas, se trata del mismo sistema de becas que ofreció Piñera en su primer gobierno. Entonces, no hay el cambio estructural que se ha dicho”, ejemplificó Mario Aguilar.

“Para nosotros se trata de una reforma frustrada, de una reforma superficial. Cuando se pretende señalar como el gran legado del gobierno saliente la reforma educacional, los profesores y profesoras de Chile decimos que no hay tal legado que defender. Lo que hay que hacer en el próximo período es seguir luchando por una reforma estructural en la educación chilena”, concluyó el líder de los docentes.